El desafío está en empatizar con las personas que hoy centran sus esfuerzos en conciliar la salud y la economía, pues ambas son imprescindibles. Si por el contrario seguimos improvisando en salud y castigamos la base de nuestro sustento, de seguro que estos remedios serán al final peores que la enfermedad.

Read More